Archivos de la categoría “La Profecía”

“La Profecía”

La Profecía, es el resultado de la expresión consciente de un ser humano, se entrega por el derecho de correspondencia a donde pertenecemos, la vida misma. La profecía está en ti, solo tienes que entregarte a vivir en sincronía con el universo… es el encuentro anticipado con el resultado del pensamiento.

¿Qué es la Profecía?

Es un Don de vida y por lo tanto es universal y es la revelación de sucesos o acontecimientos en determinado tiempo de la vida. Es el resultado expreso o no, de tu unidad con el universo. Es la comprensión representada en verbo, de la energía liberada por un individuo o grupos de individuos en los diferentes tiempos de la vida.

Dicho de otra manera, la profecía, es la revelación a través de la claroaudiencia y clarividencia que tiene una persona debido a su sensibilidad universal.

Cuando un  ser humano se ha dado el tiempo de relacionarse con su entorno a consciencia, este lo envuelve en su alquimia, transformándolo en un portador de luz y poder, llevando en si la inspiración a flor de piel con la que puede proteger, así como descubrir las acciones del universo mismo.

¿Quién puede ser un profeta?

El ser humano lleva en el por naturaleza universal, el don de la profecía, pues ha sido creado precisamente para representar la creación misma y esto quiere decir que su palabra creadora, tiene el acceso para el desarrollo a consciencia de este don natural.

La revelación, anticipa el acto y se da bajo la sensibilidad que cada quién tiene con su entorno. La revelación se clarifica en uno al tener más relación con nuestro entorno, pudiéndose con ello despertar otras virtudes. La profecía cumplida, marca una transformación dentro de lo que ésta ha envuelto, pues es el manifiesto de nuestra forma de vivir y así continuar la ascensión por la vida.

Como se ha dicho, la profecía la porta cada uno de nosotros, el hecho de entregarla se da, para buscar que no se cumpla cuando presagia el mal, buscando cambiar la manera de pensar de quienes están envueltos en ella, pues solo cambiando ese pensar se originaría una mejor consecuencia, transportarlos a sentir el bienestar.

Poder liberar esta responsabilidad en nosotros, nos hace responsables de su manejo, pues no todos están despiertos a la misma intensidad y se pudiera mal interpretar, con esto alterar el camino de la vida.

Prudencia, respeto y acción cuando se necesitan, son características de quien lleva a conciencia este don universal.

Pudiéramos ver a la profecía, como una información que se da, para ver la oportunidad de transformación en bien, en un momento dado.

Un profeta tiene éxito, al lograr hacer ver el resultado obscuro que pudiera llevar en su informe y cambiarlo y disfruta, al poder compartir una consecuencia positiva de su profecía.

A la profecía, también se le conoce como el “Don del Decreto”, lo que antecede es el verbo ser, siendo este tu estado de gracia. Descubre tu estado de gracia, descubre quién eres y vive para compartirlo, recordando y manteniendo tu origen y así tu realidad como Alquimista.

¡Vivir felices profecías, es responsabilidad de todos!